Elevador de ventosas para chapas horizontal

elevador de ventosas para chapas
elevador de ventosas para chapas
elevador de ventosas para chapas
elevador de ventosas para chapas
Añadir a mis favoritos
Añadir al comparador
precio indicativo

Características

Uso previsto
para chapas
Especificaciones
horizontal

Descripción

Aerolift diseña soluciones de elevación personalizadas para manipular todo tipo de productos, incluidas las placas metálicas. Tanto los metales magnéticos como los no magnéticos pueden elevarse con seguridad mediante vacío. Piense en el acero, el aluminio, el cobre, el acero inoxidable y otras aleaciones metálicas. En comparación con otros sistemas de elevación, la tecnología de vacío ofrece varias ventajas sin importar el peso de la carga Los metales no magnéticos se manipulan a menudo con cadenas o abrazaderas, con los consiguientes daños en la superficie. La tecnología de elevación por vacío ofrece claras ventajas: -No hay daños en la carga; -Manejo más rápido con menos mano de obra; -No se necesitan espaciadores ni tapones para el almacenamiento. Los metales magnéticos a menudo son manejados por imanes y otros sistemas tradicionales. La tecnología de elevación por vacío puede aumentar la eficiencia mediante: -Mayor capacidad de elevación gracias al elevador de bajo peso; -Menor inversión de capital; -No se necesita energía de respaldo para trabajo pesado; -No hay magnetismo residual; -Perfecto control de la placa a manipular; -No se necesitan espaciadores ni tapones para el almacenamiento; -Libre de interferencias magnéticas y otras influencias ambientales (piense en las brújulas y giroscopios de los barcos). Todos los elevadores por vacío Aerolift cumplen con las normas de seguridad más estrictas. Los dispositivos de elevación están equipados con dispositivos de seguridad controlables. Mejorar enormemente la seguridad en el lugar de trabajo.

---

Catálogos

No hay ningún catálogo disponible para este producto.

Ver todos los catálogos de Aerolift Industrials B.V.
* Los precios no incluyen impuestos, gastos de entrega ni derechos de exportación. Tampoco incluyen gastos de instalación o de puesta en marcha. Los precios se dan a título indicativo y pueden cambiar en función del país, del coste de las materias primas y de los tipos de cambio.