VENDA SUS PRODUCTOS
*mydirectindustry  
Español

Desaladora de ósmosis inversa

desaladora de ósmosis inversa
desaladora de ósmosis inversa
desaladora de ósmosis inversa
desaladora de ósmosis inversa
Añadir a mis favoritos
Añadir al comparador
 

Características

Tecnología
de ósmosis inversa

Descripción

Nuestras plantas de desalación de aguas salobres por ósmosis inversa son diseñadas para tratar aguas de pozo y aguas superficiales con una salinidad máxima de 12000 PPM y un flujo máximo de 6000 m3/día con el fin de satisfacer cualquier requisito específico del usuario o cliente final. Todas nuestras plantas de desalación de aguas salobres por ósmosis inversa, en la configuración estándar, son fabricadas sobre skids. Las unidades montadas en ISO-contenedores pueden ser cotizadas como opcionales. Gracias a la alta flexibilidad y modularidad de nuestras plantas de desalación de aguas salobres por ósmosis inversa, es posible eliminar los componentes indeseados del agua, reducir drásticamente la salinidad presente en ella para el utilizo industrial (calderas o torres de enfriamiento entre otros) o para la irrigación, es también posible potabilizarla. Nuestras plantas de desalación de aguas salobres por ósmosis inversa pueden ser usadas también como pre-tratamiento CEDI (Continuous Electrodeionization), para producir agua ultra pura. Las unidades CEDI pueden ser suministradas bajo pedido para producir agua desmineralizada de alta calidad. El diseño de nuestras plantas de desalación de aguas salobres por ósmosis inversa no se enfoca solamente en obtener una alta calidad del agua, sino también en garantizar el mínimo desperdicio de agua optimizando el funcionamiento de la planta en términos de producción. Cada planta de desalación de aguas salobres por ósmosis inversa es fabricada en forma compacta y es diseñada según los requisitos y exigencias del cliente.

Catálogos

* Los precios no incluyen impuestos, gastos de entrega ni derechos de exportación. Tampoco incluyen gastos de instalación o de puesta en marcha. Los precios se dan a título indicativo y pueden cambiar en función del país, del coste de las materias primas y de los tipos de cambio.