Turbocompresor sin aceite CT-NG-2000.GB
compactocon motor eléctricoradial

turbocompresor sin aceite
turbocompresor sin aceite
Añadir a mis favoritos
Añadir al comparador
 

Características

Tipo
sin aceite, compacto, con motor eléctrico, radial, monoetapa
Tipo de motor
para motor de gas
Otras características
de gran velocidad, en cojinete de gas, modular
Potencia del motor

2.000 W (3 hp)

Descripción

para la circulación y compresión del helio (otros nobles, inertes o solicitud de refrigeración) Con el lanzamiento de la serie de turbocompresores CT-NG, Celeroton amplía aún más su gama de productos de turbocompresores de gas de ultra alta velocidad con un turbocompresor optimizado específicamente para gases nobles e inertes. Como primera variante de la serie de turbocompresores, el CT-NG-2000 está disponible para la compresión de helio al 100% sin aceite. CT-NG-2000.GBAdemás del funcionamiento en una sola etapa, el CT-NG-2000 permite la conexión de múltiples unidades en serie y/o configuraciones paralelas para aumentar la relación de presión y/o el flujo de masa según la aplicación. El control maestro/esclavo de estas configuraciones se logra mediante comunicaciones por bus, por ejemplo CAN o PROFINET, entre los convertidores de la cartera de Celeroton La plataforma modular de CT-NG cubre diferentes gases, como el argón, el neón, el nitrógeno y las mezclas de gases (por ejemplo, con un gas noble como gas portador), mediante la realización de adaptaciones aerodinámicas y de soporte de gas adecuadas. El concepto de sellado del compresor minimiza el contacto del gas de proceso con los materiales (denominados húmedos) dentro del compresor y, por lo tanto, funciona plenamente sin necesidad de sellados rotativos. Esto permite que el compresor funcione con hidrógeno, oxígeno puro o gases reactivos y agresivos. Garantiza un alto nivel de estanqueidad y bajas tasas de fuga.

---

Catálogos

No hay ningún catálogo disponible para este producto.

Ver todos los catálogos de Celeroton AG
* Los precios no incluyen impuestos, gastos de entrega ni derechos de exportación. Tampoco incluyen gastos de instalación o de puesta en marcha. Los precios se dan a título indicativo y pueden cambiar en función del país, del coste de las materias primas y de los tipos de cambio.