Extrusora para productos alimentarios SP21/CLIP, SP22/CLIP

extrusora para productos alimentarios
extrusora para productos alimentarios
extrusora para productos alimentarios
extrusora para productos alimentarios
Añadir a mis favoritos
Añadir al comparador
 

Características

Material tratado
para productos alimentarios

Descripción

CAPACIDAD DE PRODUCCIÓN: HASTA 200 KG /H, DE 200 KG A 500 KG /H, DE 500 KG A 1.000 KG /H, DE 1.000 KG A 1.500 KG /H, DE 1.500 KG A 2.500 KG /H, DE 2.500 KG A 5.000 KG /H La máquina de extrusión automática DIMA está especialmente diseñada para la dosificación y extrusión automática y continua de queso a pasta hilada como mozzarella, pizza-cheese u otro tipo de queso como el queso fundido y el queso analógo. La extrusora DIMA, en combinación con una máquina clipeadora o termoselladora posterior, extruye la masa de queso en tubos de extrusión intercambiables para porcionar y sellar herméticamente, mediante clips metálicos, el queso que, mientras está todavía caliente, se inserta en una envoltura protectora exterior hecha de plástico. Este proceso permite el envasado en caliente (o sellado) del producto, evitando así cualquier posible contaminación del queso clipeado que sale en forma de salchicha. Posibles productos: •Bloques cilíndricos de queso como forma de salchicha, clipeados o sellados térmicamente de acuerdo con el equipo posterior •Peso del producto variable hasta 5 kg o incluso más dependiendo de la longitud del bloque de queso. •Diámetro variable del producto hasta un máximo de 120 mm. CARACTERISTICAS •Dimensiones compactas •Compatible con las necesidades de producción industrial mediana y grande •Alta velocidad de producción, flexibilidad y excelente rendimiento probado •Fácil de utilizar •Compatible con cualquier marca de equipos posteriores: maquinaria manual, semiautomática o automática de clipeado o termosellado •Proceso de trabajo continuo •Máquina de moldeo con dos cócleas extrusoras

Otros productos de DIMA

SISTEMAS DE EXTRUSIÓN Y DE PRODUCCIÓN DE STRING CHEESE

* Los precios no incluyen impuestos, gastos de entrega ni derechos de exportación. Tampoco incluyen gastos de instalación o de puesta en marcha. Los precios se dan a título indicativo y pueden cambiar en función del país, del coste de las materias primas y de los tipos de cambio.