Sensor de corriente de Rogowski RCS-5A Series
trifásicoAC

sensor de corriente de Rogowski
sensor de corriente de Rogowski
Añadir a mis favoritos
Añadir al comparador
 

Características

Tecnología
de Rogowski
Características eléctricas
AC, trifásico
Corriente primaria

500 A, 1.000 A, 2.500 A, 5.000 A

Descripción

Características principales del conjunto de bobinas Rogowski trifásicas Magnelab RCT-5A El RCS-5A es una excelente alternativa a los transformadores de corriente estándar de 5A. El RCS-5A de Magnelab ofrece la posibilidad de elegir entre varios amperajes de entrada diferentes. Esto permite una gran flexibilidad a la hora de instalarlo sobre el terreno. Los usuarios pueden evaluar las necesidades in situ y, en función del nivel de corriente que haya que supervisar, pueden seleccionar el ajuste que mejor les convenga. El RCS-5A se puede pedir con una variedad de bobinas Rogowski de diferentes tamaños. Puede elegir entre bobinas Rogowski con longitudes de 12″, 18″, 24″ o 36″ (o aberturas redondas de aproximadamente 4″, 6″, 8″ o 12″). La bobina Rogowski flexible se abre en la unión del conector y puede ser instalada en una barra de bus o cable existente en cuestión de segundos. Usos más comunes para esta bobina Rogowski flexible La precisión de la linealidad del RCT-5A es del 0,5%. El conjunto de la bobina Rogowski trifásica RCS-5A requiere alimentación externa y la fuente de alimentación se incluye con el kit. Este dispositivo es el más utilizado en medidores de potencia, submedidores de energía, monitoreo de condición, monitoreo de calidad de energía y sistemas de medición distribuidos. El RCS-5A está homologado por UL y cumple con la normativa RoHS, además de cumplir con las normas CE e ISO. Este producto está fabricado en Estados Unidos. Características Entrada nominal de 500, 1000, 2500 y 5000 amperios Salida de 5A (conjunto trifásico) Linealidad del 0,5% Precisión global del 1,0% Diámetros personalizados, y otros parámetros están disponibles Listado por UL

---

* Los precios no incluyen impuestos, gastos de entrega ni derechos de exportación. Tampoco incluyen gastos de instalación o de puesta en marcha. Los precios se dan a título indicativo y pueden cambiar en función del país, del coste de las materias primas y de los tipos de cambio.