Cola para metal
monocomponenteviscosidadanaeróbica

cola para metal
cola para metal
cola para metal
Añadir a mis favoritos
Añadir al comparador
 

Características

Naturaleza del sustrato
para metal
Número de componentes
monocomponente
Características técnicas
viscosidad, anaeróbica
Aplicaciones
industrial

Descripción

Los Adhesivos Anaeróbicos y Selladores de Permabond incluyen una extensa línea de productos utilizados como Fijadores de Roscas , Sellador de Hilo de Tubería, Forma FIP en la junta en el lugar y compuesto de retención. Los adhesivos anaeróbicos no se curan sin la presencia de metal y a la ausencia de aire. Resulta que eso es exactamente lo que sucede cuando un sellador anaeróbico (adhesivo) se sella entre una tuerca y un perno en un conjunto de metal roscado o entre dos piezas cilíndricas metálicas ajustadas. Con la presencia de iones metálicos activos y ausencia de oxígeno, los adhesivos y selladores anaeróbicos curan rápidamente formando un resistente plástico de cadena cruzada que se va a adherir muy bien a muchos metales. Existen cuatro tipos básicos de aplicaciones para los adhesivos y selladores anaeróbicos, son: Retenedores – Corresponde a pegar y sellar uniones cilíndricas. Fijadores de roscas – Corresponde a pegar y sellar sujetadores metálicos roscados. Selladores – Corresponde a pegar y sellar tuberías y accesorios roscados. EFS – Empaques formados en sitio – Corresponde a la manufactura de un empaque en su sitio de uso. Dentro de cada una de las aplicaciones, hay distintos productos que se diferencian en su resistencia, resistencia a la temperatura, velocidad de fijación, viscosidad y llenado de holguras. Permabond ha diseñado y formulado adhesivos y selladores para reemplazar o aumentar la resistencia de los métodos tradicionales para unir partes metálicas cilíndricas, tales como chavetas (cuñeros), ensambles por interferencia y ensambles por encogimiento.

Catálogos

No hay ningún catálogo disponible para este producto.

Ver todos los catálogos de Permabond
* Los precios no incluyen impuestos, gastos de entrega ni derechos de exportación. Tampoco incluyen gastos de instalación o de puesta en marcha. Los precios se dan a título indicativo y pueden cambiar en función del país, del coste de las materias primas y de los tipos de cambio.