Interruptor de nivel vibratorio LFV300para líquidossin mantenimientode precisión

interruptor de nivel vibratorio
interruptor de nivel vibratorio
Añadir a mis favoritos
Añadir al comparador
precio indicativo

Características

Tecnología
vibratorio
Medio
para líquidos
Otras características
sin mantenimiento, de precisión, robusto
Aplicaciones
para el control de bombas, para aplicaciones higiénicas
Presión de proceso

Máx.: 64 bar (928,24 psi)

Mín.: 0 bar (0 psi)

Temperatura de proceso

Máx.: 250 °C (482 °F)

Mín.: -50 °C (-58 °F)

Descripción

Ventajas para el cliente •Montaje y puesta en servicio sencillos, no requiere calibración previa •Manejo e integración sencillos •Sistema exento de mantenimiento •Posibilidad de comprobación de los sensores instalados •Sistema de medición flexible y fiable para numerosas aplicaciones •Tecnología universal para casi todos los tipos de líquidos Flexibles y robustos: Interruptores de fin de carrera por vibración para líquidos Los interruptores de fin de carrera por vibración de la gama LFV300 son interruptores limitadores de uso universal que permiten detectar con precisión milimétrica el nivel de llenado predefinido en los depósitos de líquidos, incluso en condiciones ambientales extremas. Tanto si se trata de notificar un estado lleno (dispositivo de seguridad contra llenado excesivo) o un estado vacío en los depósitos, así como si actúa a modo de protección de la marcha en seco para las bombas, el sensor LFV300 funciona independientemente del tipo de líquido, no presenta desgaste y tampoco requiere mantenimiento. Una amplia selección de conexiones embridadas, roscadas e higiénicas, así como el sistema de carcasa modular permiten ofrecer soluciones específicas para cada cliente. El equipo es apto para aplicaciones higiénicas y puede limpiarse con los sistemas SIP/CIP. También hay variantes disponibles para el uso en atmósferas explosivas, con dispositivo de seguridad contra llenado excesivo según WHG y con homologación de embarque (GL).
* Los precios no incluyen impuestos, gastos de entrega ni derechos de exportación. Tampoco incluyen gastos de instalación o de puesta en marcha. Los precios se dan a título indicativo y pueden cambiar en función del país, del coste de las materias primas y de los tipos de cambio.