VENDA SUS PRODUCTOS
*mydirectindustry  
Español

Banco de ensayo para test de presión 13-60
para ensayo de reventamientoautomáticopara materiales

banco de ensayo para test de presión
banco de ensayo para test de presión
Añadir a mis favoritos
Añadir al comparador
 

Características

Tipo de prueba
para test de presión
Modo de funcionamiento
automático
Tipo de producto
para materiales
Tecnología
hidráulico

Descripción

Se utilizan los probadores de la explosión mientras que una prueba extensible multidireccional para identificar falta en la dirección de menos resistencia para evaluar fuerza física y la fibra enlazan. Los modelos están disponibles probar una variedad de materiales. Estos modelos se pueden también caber con un dispositivo para medir la desviación de la muestra antes de la explosión. El probador de la explosión se diseña para cumplir los estándares internacionales para las pruebas en el papel, las hojas, los tableros, de cartón corrugado de papel, las materias textiles etc. OPERACIÓN El probador de la explosión se diseña para medir la fuerza que estalla de los materiales de la tela sujetados a una presión hidrostática cada vez mayor. Esta presión se aplica a una región circular del espécimen vía un diafragma elástico. El espécimen es llevado a cabo firmemente alrededor del borde de esta región circular por un cepo neumático. Cuando la presión es aplicada, el espécimen deforme junto con el diafragma. La fuerza que estalla corresponde a la presión máxima apoyada por el espécimen antes de falta. Idéntica, en el principio a la prueba extensible multidireccional, la bola estalló el método para las telas, esta medida es independiente de la dirección del corte de la muestra (máquina o cruz) puesto que la falta ocurre naturalmente en la menos dirección de la resistencia. Los diafragmas de goma con dureza específica del grueso y de la orilla deben tener un bombeo contra patrón de la presión dentro de la tolerancia de los estándares relacionados con el tipo de material probado.

---

Catálogos

* Los precios no incluyen impuestos, gastos de entrega ni derechos de exportación. Tampoco incluyen gastos de instalación o de puesta en marcha. Los precios se dan a título indicativo y pueden cambiar en función del país, del coste de las materias primas y de los tipos de cambio.