Detector de metales para la industria agroalimentaria DM HEAD
para aplicaciones farmacéuticaspara la industria química

detector de metales para la industria agroalimentaria
detector de metales para la industria agroalimentaria
Añadir a mis favoritos
Añadir al comparador
 

Características

Sector
para la industria agroalimentaria, para aplicaciones farmacéuticas, para la industria química

Descripción

DETECTOR DE METALES INTEGRABLE Los detectores de metales son un método de detección de contaminantes metálicos muy utilizado en el interior de las fábricas. Un detector de metales comprobará la presencia de contaminantes dentro del producto mientras está en movimiento, rechazando cualquier producto que contenga contaminación. Los detectores de metales de Varpe tienen protecciones de hasta IP69K, lo que significa que son adecuados tanto para entornos de poca como de extrema agresividad. Industrias: Agricultura, Ganadería y Pesca, Alimentación y Bebidas, Química, Farmacia y Cosmética, No Alimentaria CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS CONTACTO Características técnicas Material: Acero inoxidable Tensión: De 200 a 240V 50/60 Hz Consumo: 20 VA Temperatura de trabajo: De 0 a 50 ºC Cabezal con protección contra el medio ambiente IP66 Funcionamiento multifrecuencia: Incluye Pantalla táctil de 7" a todo color (TFT LCD): Incluido Software amigable: Incluido Varias opciones de comunicación para asegurar los protocolos de integración en planta: Microprocesador de 32 bits Proceso de señal digital: Incluido Función de ajuste automático: Incluido Configuración fácil y rápida de aprendizaje del producto: Incluido Memoria múltiple del producto, cambio rápido de formato y almacenamiento de datos: Incluido Sistema de seguridad: Contraseña de 3 niveles en función de cada estado (usuario, administrador, ingeniero) Gestión del registro de detección de metales: Incluido Varios idiomas disponibles: Incluido

---

Catálogos

No hay ningún catálogo disponible para este producto.

Ver todos los catálogos de Varpe Control de Peso, S.A.
* Los precios no incluyen impuestos, gastos de entrega ni derechos de exportación. Tampoco incluyen gastos de instalación o de puesta en marcha. Los precios se dan a título indicativo y pueden cambiar en función del país, del coste de las materias primas y de los tipos de cambio.