Transductor de fuerza de compresión F1222
de tipo botóncompactoen miniatura

transductor de fuerza de compresión
transductor de fuerza de compresión
Añadir a mis favoritos
Añadir al comparador
 

Características

Tipo
de compresión
Estructura
de tipo botón
Otras características
compacto, en miniatura, de dimensiones reducidas, IP65, de acero inoxidable
Fuerza

Máx.: 5.000 N

Mín.: 0 N

Descripción

Aplicaciones Ingeniería de instalaciones industriales Equipos de medición y control Bancos de pruebas Control de la fuerza de prensado y de la fuerza de unión Características Rangos de medición 0 .... 0,5 N hasta 0.... 5,000 N Fácil entrada de la fuerza, fácil instalación Dimensiones compactas y pequeñas, altura de montaje reducida Protección IP65 Error de linealidad relativa 1 % Fnom Descripción Los transductores de fuerza de compresión en miniatura son óptimos para su instalación en espacios limitados. En función de la fuerza nominal, tienen una altura de 3 mm a 7 mm y pesan de 1 g a 10 g (9 g a 18 g incluyendo el cable). Se utilizan para determinar las fuerzas de compresión en una amplia gama de aplicaciones y son adecuados para tareas de medición estáticas y dinámicas, por ejemplo, en laboratorios y en el campo de pruebas. La calota esférica (botón de aplicación de carga esférica) permite una entrada de fuerza muy sencilla. La posición de montaje habitual del transductor de fuerza es horizontal o vertical. La fijación se realiza, por ejemplo, con un adhesivo o con silicona. El transductor de fuerza de compresión es a prueba de salpicaduras y funciona de forma fiable incluso en condiciones de funcionamiento extremas. Estos transductores de fuerza en miniatura con protección IP65 están disponibles con cargas nominales de 0,5 N hasta 5 kN y se fabrican en acero inoxidable y, opcionalmente, con una conexión eléctrica. Se ofrecen versiones con rangos de medición desde 0... 0,5 N a 0 .... 5.000 N son posibles.

Catálogos

Otros productos de WIKA Alexander Wiegand SE & Co. KG

Fuerza

* Los precios no incluyen impuestos, gastos de entrega ni derechos de exportación. Tampoco incluyen gastos de instalación o de puesta en marcha. Los precios se dan a título indicativo y pueden cambiar en función del país, del coste de las materias primas y de los tipos de cambio.