video corpo

Descascaradora para cereales
para leguminosas

descascaradora para cereales
descascaradora para cereales
Añadir a mis favoritos
Añadir al comparador
 

Características

Aplicaciones
para cereales, para leguminosas

Descripción

Muelas descascaradoras Si se quiere descascarillar un producto con cuidado y se lo ha clasificado previamente por espesor, se utilizan las muelas descascaradoras de SCHULE. Las muelas descascaradoras se utilizan principalmente para el descascarillado cuidadoso del trigo sarraceno. Gracias al accionamiento individual integrado, se pueden incorporarlas en las más diversas líneas de trabajo de las plantas de descascarillado. El producto fluye en la máquina a través de la entrada situada centralmente. Dentro de la máquina hay dos muelas descascaradoras montadas en posición paralela. La muela superior es fija y la muela inferior gira y es regulable en altura. Con un volante en el lateral de la máquina, la distancia de descascarillado entre las muelas también se puede ajustar de forma óptima durante el funcionamiento. Al mismo tiempo, la velocidad diferencial entre las muelas superior e inferior asegura un efecto de cizallamiento, lo que garantiza un descascarillado suave del producto. Simultáneamente, la intensidad del efecto de descascarillado aumenta debido al ajuste de la distancia de las muelas descascaradoras. Las muelas descascaradoras están disponibles en dos tamaños diferentes. Ventajas de las muelas descascaradoras: • Tratamiento cuidadoso del producto • Fácil de operar y mantener • Funcionamiento sin vibraciones y silencioso La mezcla descascarada que se produce después del descascarillado se introduce en el proceso de clasificación posterior. En este caso, se utilizan máquinas como un canal de aspiración para extraer las cáscaras. Entre otras cosas, la mezcla descascarada, que consiste en producto con y sin cáscara, se separa en una mesa separadora.

Catálogos

No hay ningún catálogo disponible para este producto.

Ver todos los catálogos de F. H. SCHULE Muehlenbau
* Los precios no incluyen impuestos, gastos de entrega ni derechos de exportación. Tampoco incluyen gastos de instalación o de puesta en marcha. Los precios se dan a título indicativo y pueden cambiar en función del país, del coste de las materias primas y de los tipos de cambio.