video corpo

Descascaradora para cereales
para leguminosasautomáticavertical

descascaradora para cereales
descascaradora para cereales
Añadir a mis favoritos
Añadir al comparador
 

Características

Aplicaciones
para cereales, para leguminosas
Especificaciones
automática, vertical, de impacto

Descripción

Descascarilladora centrífuga Un paso importante del proceso en una planta de procesamiento de avena es el descascarillado. La descascarilladora centrífuga SCHULE es una de las principales máquinas en este proceso y se utiliza para descascarillar avena, semillas de girasol, espelta, trigo sarraceno y cáñamo. El producto es alimentado en la rueda centrífuga rotativa a través de un tubo de inmersión, que regula el caudal. Dentro de la rueda centrífuga, el producto es alineado y lanzado contra un anillo de impacto con la ayuda de las fuerzas centrífugas causadas por la rotación. Dependiendo del producto, se puede escoger entre una variedad de materiales para el anillo de impacto. Además de diversos plásticos especiales, también se incluyen anillos de piedra, acero y cerámica. Gracias al anillo de impacto ajustado de forma óptima al producto y el convertidor de frecuencia para regular la velocidad de la rueda centrífuga, se puede ajustar fácilmente un alto grado de descascarillado con un muy pequeño porcentaje de granos partidos. Un sistema de control de aire fácilmente ajustable asegura una aspiración uniforme. Además, la descascarilladora centrífuga SCHULE está equipada con un ajuste automático del anillo de impacto, que asegura un desgaste uniforme del anillo de impacto. Esto se traduce en una vida útil más larga. Ventajas de la descascarilladora centrífuga: • Rango de velocidad continuamente ajustable • Diseño compacto • Alto grado de descascarillado con bajo porcentaje de granos partidos • Mayor vida útil gracias al ajuste automático del anillo de impacto

Catálogos

No hay ningún catálogo disponible para este producto.

Ver todos los catálogos de F. H. SCHULE Muehlenbau
* Los precios no incluyen impuestos, gastos de entrega ni derechos de exportación. Tampoco incluyen gastos de instalación o de puesta en marcha. Los precios se dan a título indicativo y pueden cambiar en función del país, del coste de las materias primas y de los tipos de cambio.